Tres clásicos medievales, al castellano actual

16,00

Ternura, crueldad, y la Muerte, personificada, siempre al acecho.

Nota de prensa
Páginas de muestra
Vídeo

PVP: 16.00 €
Rústica
14×21 cm
Páginas: 248
ISBN: 978-84-939369-8-3

Este libro puede remitirse firmado por el autor de la adaptación al castellano actual. Si así lo desea el cliente, ha de indicarlo en el espacio “Notas del pedido”.

Descripción

TRES CLÁSICOS MEDIEVALES reúne, por primera vez en español, y en el circuito editorial, tres obras poéticas adaptadas al castellano moderno, a cargo del escritor barcelonés Antonio Gálvez Alcaide. Son Milagros de Nuestra Señora, Danza General de la Muerte y Coplas a la muerte de su padre.

Milagros de Nuestra Señora es la obra más significativa de Gonzalo de Berceo, clérigo secular del siglo XIII. Los 25 milagros y la introducción de Gonzalo de Berceo conservan la mayor parte de las rimas en cuaderna vía. Milagros de Nuestra Señora se inserta en la tradición de devoción mariana que se dio en Europa a lo largo del siglo XIII. Los hechos portentosos de la obra oscilan en una chocante mezcla de profunda ternura y de extremada violencia.

Danza General de la Muerte es un poema anónimo del siglo XV encontrado en El Escorial. En la Danza General de la Muerte todos los estratos de la sociedad medieval son examinados y convocados al baile de una Muerte personificada, una Muerte carente de la más mínima piedad, destacando, así, el carácter igualitario de todas las personas frente a su destino final. Llama poderosamente la atención cómo en una sociedad estamental (nobleza, clero y pueblo llano) puede reconocerse buena parte de lo que compone la masa social del siglo XXI.

Coplas a la muerte de su padre es una composición del siglo XV, del poeta castellano Jorge Manrique. La obra no solo es una sentida elegía del poeta a la muerte del padre, sino un sentido choque entre dos mundos, el mundo medieval, representado por los Manrique, y el mundo prerrenacentista, que el poeta no se resiste a vituperar, dentro de un fondo que se enmarca claramente en el violento siglo XV castellano.

Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *